Caracoles y Babosas: Cómo enfrentarnos a una invasión en casa.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 4,60 de 5)
Cargando…

Cuando hablamos de caracoles y babosas, en lo primero que pensamos es en sus babas y sus cuerpos gelatinosos.

caracoles y babosas

Sólo nos fijamos en sus características externas, sin pensar en lo dañinos que pueden llegar a ser para la vegetación de nuestros jardines.

 

Y lo que debe quedar más claro que el agua es que, no se tratan de insectos como son las mantis por ejemplo, sino que son moluscos, como las ostras.

 

Vamos a ver como distinguir a estos dos especies que tanto tienen en común:

 

Diferencias entre las babosas y los caracoles: Dónde y cómo nacen

 

Las BABOSAS

 

Tienen el cuerpo blandito, de color en una tonalidad de gris a negro.

 

Su tamaño puede variar, dependiendo de la especie que sea; porque sí, existen hasta distintos tipos de babosa.

 

Observándolas un poco podemos llegar a preguntarnos para que sirven las babosas, y eso depende: en diferentes lugares del mundo se utilizan para tratamientos medicos de enfermedades bronquiales y al igual que su compañero molusco, su tan conocida “baba de caracol” para cuidados estéticos.

 

Otro detalle a mencionar, es que no son venenosas, peeero (siempre hay un pero), existen casos que sí, pero no por que la babosa sea venenosa, si no que, en su cuerpo se esconde un parasito infeccioso.

 

Las personas fueron contagiadas por tragarse y no por tocar al molusco.

 

Como podéis ver por mucha hambre que tengamos, nunca será bueno comernos una de estas, pero a nuestro querido animal topo, les enloquece comerse una bien biscosa.

 

Los CARACOLES

 

También son de cuerpo blando, a diferencia de que estos tienen unas conchas que llevan siempre a cuestas, que les sirve como protección y refugio.

 

Dependiendo de las extremas temperaturas que pueda haber, pueden llegar a sellar este caparazón para refugiarse en el y llegar así incluso a los dos años.

 

De donde nacen los caracoles (y babosas) es, poniendo sus huevos durante los meses de primavera y verano en zonas húmedas y protegidas de los agentes externos que los puedan dañar.

 

La diferencia es que los caracoles cubren sus huevos con tierra para que estos tarden solo unos días en eclosionar.

 

Los jóvenes caracoles tardan unos meses en llegar a la etapa adulta.

 

Tipos y clases de Caracoles

 

//////////////////////

 

el caracol africano

Caracol Africano

 

Descubre cómo es y cómo puede llegar a afectarnos con solo tocar al gigantesco caracol africano. Este enorme molusco de manera general es considerado como una de las más peligrosas plagas que hay en el medio ambiente y también una de las más perjudica les hacia nuestra salud que existen.

 

 

//////////////////////

 

Hábitos del caracol terrestre o babosa

 

Durante el día, es muy complicado ver a caracoles y babosas danzando a sus anchas por ahí. Buscan refugio en lugares húmedos, como debajo de los troncos de los árboles y piedras, o debajo de macetas y terrazas.

 

Y cuando cae la noche, al igual que los vampiros pero por razones bien distintas, salen para alimentarse. Además son muy malos jugando al escondite puesto que allá por don donde pasan dejan un característico rastro viscoso.

 

Reproducción del los caracoles y babosas

 

Los caracoles se reproducen de manera diferente a casi cualquier otro tipo de animal, esto comienza con el diseño de sus órganos reproductores, los caracoles se consideran hermafroditas. Esto significa que cada caracol tiene dos órganos reproductores; masculinos y femeninos.

 

Más que curiosa su reproducción, es insólita. Totalmente diferente a cualquier insecto, ya que son hermafroditas. Por lo tanto todo caracol tiene tanto el órgano masculino como el femenino. Es una pasada lo complejidad de su cuerpo.

 

Al tener una esperanza “relativamente escueta” de 6-7 años, ya empieza a aparearse a partir del año. Con sus aparatos colocados en los laterales de su cuerpo biscoso en la parte superior para más comodidad.

 

Antes de ponerse manos a la obra, proceden a un ritual de cortejo con una duración de medio día o menor (de 2 a 12 horas) y cuando lo terminan, las que ya están fertilizadas, se traspasan los huevos de uno a otro, pudiendo llevar un caracol hasta 100 huevos.

 

Una vez fertilizados los huevos dentro del caracol, los entierran en lugares húmedos para asegurarse un buen crecimiento de sus crías.

 

Al mes saldrán en “modo alerta máxima” al ser tan frágiles sus caparazones.

 

Como ellos lo saben se ponen a buscar alimentos enseguida para coger nutrientes y fortalecerse… ¿y que es lo que tienen más cerca para comer?. Efectivamente, sus propios huevos que les proporcionarán vitaminas muy ricas para su metabolismo.

 

Este proceso de duración para fortalecerse y hacerse grandotes, llega a los 3 meses quedándose cerca del nido donde salieron y pasando por fases de colores según van creciendo. Una vez terminado, salen fuera a explorar sus cercanías.

 

*Nota: Abajo del todo del articulo os he buscado un video de la reproducción del caracol. De naaaada ;).

 

Qué comen los caracoles y babosas de tierra

 

Ambos son consumidores exquisitos de hojas de plantas, pero los caracoles además necesita calcio para mantener su caparazón fuerte y resistente, por eso si no hubiera la cantidad de piedra caliza necesaria, se alimentarán de superficies pintadas.

 

Cómo prevenimos su aparición en casa

 

Revisad cualquier puerta que se exterior, hasta la de la calle, y comprueba que cierran adecuadamente, que no estén descolgadas ni tengan grietas.

 

En caso de que tengamos sótano y no lo tengamos acondicionado para uso doméstico, se recomienda el uso de deshumificadores sobretodo en sótanos húmedos.

 

Y como último paso importante, revisad las rejillas de ventilación, principalmente las que dan al exterior de forma directa, que tengan un buen funcionamiento y paso de aire para eliminar la posible humedad.

 

Cómo prevenimos o ahuyentamos con remedios caseros

 

Una plaga de estos animales en nuestro jardín, es una de las peores cosas que le podrían ocurrir, sobre todoAl salir durante la noche para alimentarse, es mucho más complicado verlas en acción, pero su grave daño a las plantas las delata.

 

Nuestra ventaja es que sabemos sus hábitos y lo que les gusta, por ello debemos actuar desde la raíz, ya sea para eliminarlas del campo de batalla o para tenerlas controladas.

 

Si queremos tenerlos controlados y así hacernos más fácil poder eliminarlas de manera manual, sólo con colocar unas tejas en el suelo, unas piedras o unos cuencos, nos bastaría.

 

Esto les sirve de cobijo durante el día, momento perfecto para intervenir.

 

Revisar las sombras y los lugares húmedos

 

Nuestro jardín también nos puede ayudar, ya que sabemos que les mola este tipo de sitios y son sus preferidos para poner sus huevos.

 

Observa bien estos rincones sobretodo en el período de mayor actividad de estos moluscos.

 

Riego por goteo

 

Y pensaréis, ¿y eso por qué?

 

Pues por una sencilla razón, no genera humedad en las plantas. Si sabemos que a babosas y caracoles se pirran por las zonas húmedas, ¿por qué no se lo ponemos un poquito más difícil?

 

Aunque si no os convence este método, el cual se considera eficaz y además ecológico y que evita el despilfarro innecesario de agua dulce, se puede optar por regar durante las primeras horas del día en lugar de hacerlo por la noche.

 

Enemigos o predadores que ayudarán de manera natural a su control y evitar así una plaga de estos moluscos.

 

Los sapos, ranas, lagartijas, gallinas o pájaros, son un ejemplo de los animales que nos pueden ayudar desinteresadamente. Y por último, podemos plantar vegetación que repelen a estos bichos viscosos.

 

Sí, así de simple, plantas como el tomillo, la lavanda, el romero o geranios son evitadas pos babosas y caracoles, y nos ayudarán a evitar que se coman cultivos o plantas, macetas…

 

Qué daños provocan y cómo identificarlos

 

Cuando estos moluscos se alimentan, lo hacen de noche y durante el día se resguardan.

 

Es por esto que no es fácil percatarnos de su presencia en nuestros jardines, hasta que observamos unos agujeros de considerable tamaños en las hojas de las plantas, en sus coronas o en la fruta.

 

Busque las huellas brillantes que dejan a su paso y dará con ellos.

 

Cómo eliminar una plaga de babosas o caracoles

 

Si queremos meter mano dura y acabar de forma definitiva con la abundante y molesta presencia de estos bicho, no hay más que ponerse a ello.

 

 

Hay varias maneras de hacerlo, usando artimañas y remedios caseros, u optar por el uso de algún que otro producto químico.

 

Si los queremos eliminar de manera manual, sólo con mirar en lugares donde podrían refugiarse o en sus alrededores no vale. Tienen un tamaño lo suficientemente grande como para poder quitarlos a mano sin ningún problema.

 

Algo que os va a sorprender es que a estos moluscos les pirra la cerveza, como a más de uno.

 

Pues bien, dejaros un poco para estos pringosos amigos y vertedla en un recipiente o dentro de un saco.

 

A la mañana siguiente cuando volváis a mirar, tendréis ambas cosas hasta arriba de caracoles y babosas.

 

Si por el contrario no queréis compartir la birra con nadie, usad una mezcla de agua, azúcar y levadura, el efecto será el mismo.

 

Barreras

 

Que no permitan su paso, y qué mejor que con hilos de cobre, lo odian.

 

Aunque como es de entender, actualmente es un material bastante caro para nuestro bolsillo, por lo que podemos sustituirlo por otro método y materiales.

 

Espolvorea por las bases de las plantas cenizas, gravilla, serrín o café molido entre otros, esto disuade a los caracoles y babosas en el momento de seguir adelante.

 

Siguiendo con formas ecológicas de actuar, sobre la vegetación pulverizamos el jabón que se obtiene de las nueces de lavado.

 

Esto hará que se marchen de inmediato.

 

Si no te convence lo del jabón, siempre puedes pulverizar una mezcla de ajo y agua. ¿Cómo se prepara? Atento.

 

  • Machacamos 4 dientes de ajo por cada litro de agua.
  • Una vez machacados los maceramos con el litro de agua hirviendo.
  • Dejar reposar durante 12 horas
  • Se cuela y diluye
  • Pulverizamos

 

¿Se recomienda las trampas con cebo para babosas?

 

Pues se recomiendan dependiendo principalmente de la fauna que haya donde se quieran poner.

 

Los cebos de metaldehído son muy venenosas para animales como pájaros y perros, además de que pierde su eficacia si llueve o bajo la luz del sol.

 

Los cebos que contienen fosfato de hierro, por el contrario se pueden utilizar sin peligro ya que no son venenosos para niños, perros o vida del entorno.

 

En cualquier caso, es necesario asegurarse de que nada ni nadie esté alrededor de los cebos ni que puedan estar a su alcance para evitar su consumo, ya que contienen compuestos químicos.

 

Lo ideal es regar el sitio antes de colocarlos, y siempre a últimas horas en los días calurosos, que es cuando empieza la actividad de estos bichejos.

 

Además, no hay que olvidar que los sitios idóneos para ponerlos son los lugares húmedos donde seguro que van los caracoles y babosas.

 

Finalmente, si consideras que es un poco engorroso estar al loro de si hay o no babosas y prefieres que el trabajo lo haga otro… ¿quién mejor que un experto en control de este tipo de plaga?

 

No lo dude, y póngase en contacto con un buen e infalible profesional, y que se él quien se coma el marrón.