AVISPAS, ¿QUÉ SON Y CÓMO NOS AFECTAN SUS PICADURAS?

¿Quién no ha huido nunca ante la aparición de una o varias avispas zumbando a nuestro alrededor? No hay nadie que se salve.

toda la información sobre las avispas

Lo primero que pensamos es que nos van a picas si o sí, y a veces nos ponemos tan nerviosos que alguno se ha caído de una silla, o se ha tropezado o ha salido gritando.

 

Más de uno hemos hecho el ridículo por desconocimiento, asique espero que con la información que a continuación tenéis, os terminéis riendo de esas graciosas situaciones.

 

Dónde viven y cual es la función de las avispas

 

Estos insectos, debemos conocer de ellos, que son solitarios y completamente inofensivos para nosotros, es más, nos temen ellas a nosotros.

 

Podemos localizarlas en cualquier sitio, ya que son una especie con la capacidad de desarrollarse en cualquier lugar del mundo, aunque prefieren el sol y temperaturas más bien altas, cómo no.

 

Crean sus nidos principalmente en las cortezas de los árboles, la cual arrancan con sus potentes mandíbulas y tras masticarlas las convierten en pulpas.

 

También las podemos encontrar en agujeros del suelo, en paredes, debajo de alguna que otra vivienda, en los aleros de las cubiertas, en plantas y ríos.

 

Cómo son las avispas

 

La avispa se caracteriza por:

 

  • Alas.
  • Aguijón, que sólo tienen las hembras.
  • Pueden no tener pelo, o por el contrario, tener muchísimos.
  • La gran mayoría son terrestres, aunque cabe mencionar la existencia de algún que otro tipo acuático.
  • Se las puede considerar depredadoras ya que su principal presa son las arañas.

 

Cómo se reproducen las avispas

 

Como ocurre en muchas otras especies, no todas las avispas pueden ser fértiles, este es privilegio de la Avispa Reina, además de poder elegir varios machos para ello.

 

Lo realmente extraordinario, es que la avispa almacena en su interior el esperma para utilizarlo en la siguiente primavera. ¿Por qué lo hacen? Como lo más probable es que muera casi toda la colonia durante el frío invierno, saben que si sobreviven hay que empezar desde el principio, desde cero.

 

Cuando las reinas más jóvenes están listas, comienzan a salir por ahí en busca del mejor sitio para usar el esperma guardado e iniciar la construcción de una nueva colonia.

 

Y no os creeréis lo siguiente, pero es cierto, como que estás leyendo este artículo; las hembras que guardan el esperma en su interior, tienen la capacidad de elegir si quieren poner un macho o una hembra, alucinante. ¿Cómo lo hacen? Si quieren criar una hembra, ponen un huevo fecundado, y si por el contrario quieren criar un macho, simplemente ponen un huevo sin fecundar.

 

Qué comen las avispas

 

Para sorpresa de muchos, su alimento principal es el néctar de las flores. Pero que no os extrañe si veis alguna que otra rondando los panales de abejas, son unas ladronzuelas ya que se ponen hasta arriba robando de su miel.

 

Lo que me impacta de estos insectos es que cazan arañas, como una cabra sube a una roca, increíblemente bien; y han llegado a ese punto porque sirven como alimento fundamental de sus larvas.

 

Al usar carroña para sacar adelante a sus criaturas, estas generan unas secreciones que sirven de alimento para las avispas adultas ya que son dulces.

 

Tipos de avispas

 

 LA avispa germánica

 

Avispa Asiática

 

(Vespa velutina) Como se deduce por el nombre, es originaria de China aunque se han extendido hasta Europa, y es una especie que por su tamaño asusta; y las que además de alimentarse de otros insectos, se las conoce por atacar también a las abejas.

 

La avispa roja

 

Avispa común

 

La avispa africana

 

Avispa de mar

 

(Chinorex fleckeri) Se trata de un tipo de medusa denominada “medusa de caja” y la podemos encontrar principalmente en las aguas australianas. Es considerada el animal más venenoso del planeta.

 

Avispa reina

 

Avispa tigre

 

La avispa terrera

 

Tipos de avispa en cuanto a comportamiento

 

Avispas sociales

 

Se caracterizan por construir de forma eficaz su colonia. Todo y todas comienzan su ciclo en primavera, gracias a la fortaleza de alguna que otra avispa reina fecundada el año anterior y que ha sobrevivido al duro invierno.

 

Tras el despertar de estas avispas reina, estas salen en busca de un lugar óptimo para generar su nueva colonia. Hacen un nido, lo justo y necesarios de grande, para albergar a su primera horda de avispas obreras y a ella.

 

Una vez que estas avispas obreras son lo suficientemente grandes como para poder empezar a ejercer su función, comienzan con la continua ampliación del nido, y tras cada cavidad que genera, la reina sin perder tampoco su tiempo, va depositando los demás huevos poco a poco.

 

Toda esta actividad continúa sin cesar durante el verano, hasta que éste llega a su fin y con el duro invierno la colonia desaparece, iniciándose así un nuevo ciclo.

 

Avispas solitarias

 

Existen unos mil tipos diferentes, así que como podréis deducir, es el grupo de población más grande, y como su nombre indica, para nada colaboradoras ni solidarias a la hora de hacer su colonia.

 

A diferencia de las avispas anteriores, a estás si que se les debe tener miedito, ya que utilizan su veneno para cazar y no para defenderse. Aunque por el contrario, y aunque parezca raro, se les debe das las gracias ya que son grandes y eficientes controladores de otro tipo de plagas.

 

Asique cuando veáis muchas avispas, ya sabéis que están atacando y controlando a alguna que otra plaga de insectos enemiga.

 

Como curiosidad deciros, que en el sector agrícola, al ser conocedores de su eficacia como insecticida natural, este no ha dudado ni por un momento en su uso para proteger sus cosechas.

 

¿Y si me pica una avispa?

 

Como todo el mundo ha podido comprobar, las avispas las encontramos por todos lados, principalmente revoloteando entre la basura, en zonas húmedas como piscinas o estanques, y en nuestra comida si es que comemos al aire libre.

 

Estas amiguitas, no tienen problema en montarnos bronca, ya que a la mínima que son molestadas no dudan en atacarnos y picar. ¿A qué se debe esa confianza? Pues a que su vida no está en riesgo en ningún momento por clavarnos su aguijón, ya que éste tampoco lo pierden.

 

¿Cómo es una picadura de avispa?

 

Pues como alguno habrá podido comprobar la picadura de avispa es realmente dolorosa, a la vez que da una sensación de quemazón y picor o incluso dolor. La avispa mientras te pica, inyecta un veneno alcalino, culpable de esos síntomas.

 

En caso de personas alérgicas, tomar precauciones es poco, ya que los síntomas de una picadura pueden ser variados; desde una reacción leve pero importante hasta provocar una asfixia debido a la inflamación de lengua y garganta.

 

Donde es más fácil que actúen es en lugares donde haya agua, especialmente en los meses de verano. Siempre las puedes ver con facilidad zumbando de un lado para otro, siendo fácil que nos piquen.

 

Aunque también tienen la mala costumbre de posarse en el césped donde nos resulta imposible verlas con rapidez, por lo que es mucho más sencillo que se quieran defender de nuestros pies y nos dejen su picotazo de recuerdo.

 

Tratamientos o remedios caseros para curar una picadura de avispa

 

No sé si a vosotros os decían lo mismo, pero a mi cuando me picaba una avispa mi madre me gritaba:

 

“venga corre, ponte barro en la picadura”, y pensaréis que es una tontería, quizás tengáis razón, pero funciona.

 

No hay cosa más natural que la anterior, y si la hay la desconozco, pero existen otros remedios algo más elaborados que también son muy eficaces.

 

  • Siempre, tras una picadura, debemos comprobar que no tenemos aguijón ya que es el que contiene el veneno. En el caso de las hembras, se desprenden de él cuando pican, en cuyo caso debemos quitarlo antes de nada. Podemos quitarlo con unas pinzas o similar.

 

  • Seguidamente limpia la zona con agua y jabón intentando no frotar, aunque se que es muy complicado porque pica con tanta intensidad que nuestro cuerpo nos manda rascarnos.

 

  • Teniendo hielo a mano, no dudes en aplicártelo, es una de las mejores cosas que podrías hacer, pues el frío reduce tanto el hinchazón como el picor; pero acuérdate de no aplicártelo a pelo, vamos que lo envuelvas en un trapo, una toalla o similar, sino el contacto directo con el hielo te podría quemar si lo dejas mucho rato.

 

  • Podemos utilizar un paño empapado con vinagre y agua fría para calmar los síntomas de picor y dolor, y neutralizar la actuación del veneno.

 

  • Como para otras muchas cosas, el uso del bicarbonato de sodio no falla; es preferible hacer una mezcla con agua para generar una masa o pasta para aplicarlo mejor sobre la picadura.

 

Si después de todos estos remedios ves que no surte efecto, o es que eres alérgico a las picaduras de avispa, ni te lo pienses ¡vete al médico de cabeza!

 

Los alérgicos sufriréis la reacción de la picadura al instante por lo que no debéis actuar con rapidez para que las consecuencias no sean graves.

 

Como ahuyentar avispas

 

Ya hemos dicho antes que las avispas buscan alimentarse de azúcares o de proteínas, pues bien, utilizaremos esta información para beneficio propio, para crear cebos que acaben con las molestas avispas.

 

Uso de cebos caseros o repelentes para eliminar avispas

 

Para cubrir mayor terreno y que no se nos escape ni uno de estos insectos, utilizaremos dos trampas diferentes, una de cada tipo. Para el cebo con azúcares podemos utilizar:

  • Cerveza
  • Vino
  • Mermelada con agua, para que cuando se acerquen a por el azúcar, se ahoguen en el agua.
  • Jugo de frutas
  • Gaseosa dulce
  • Miel diluida en agua
  • Aunque aquí no se use mucho, el jarabe de arce diluido en agua también funciona.

 

Para hacer los cebos con elementos que contienen proteínas, nos bastaría con poner un trozo de carne o por ejemplo un trozo de atún, sin olvidarnos de poner un poco de agua para que se queden atrapadas y de ahoguen.

 

¿Cuándo la avispa es considerada una plaga?

 

Esta pregunta tiene fácil respuesta: cuando hay más de la cuenta.

 

Ya sabemos que estos insectos son inofensivos para nosotros hasta que se sienten atacados, acorralados o molestados.

 

Suelen aparecer en los momentos que menos nos apetecen, como es durante la comida (si lo hacemos en el exterior) o cuando estamos en la piscina dándonos un chapuzón.

 

Si en esos momentos han sido incluso permisivas y no nos han picado, hay que tener más cuidad con ellas a finales del verano; saben que el invierno está cerca y quieren darse un festín para poder sobrevivir a las bajas temperaturas.

 

Es durante este período donde podemos observar un aumento en la presencia de estas amiguitas, por lo que debemos extremar las precauciones al estar ellas más a la defensiva, desesperadas por sobrevivir a lo que se les viene encima.

 

También sabemos que necesitan madera para construir sus nidos, por lo que, en caso de tener una vivienda con maderas exteriores, debemos vigilar que no elijan nuestras paredes, aleros, cubiertas o incluso muebles de jardín para ello, ya que pueden suponer un gran peligro.

 

Trampas caseras para ahuyentar avispas

 

De una manera fácil, ecológica y barata podemos ahuyentar a las avispas para que no se nos acerquen y evitar así ponernos nerviosos y que nos piquen.

 

Cuando las empezamos a ver es porque hay algo que las atrae, como alimentos, olores, jardines, agua,… Con las siguientes pautas, podemos disuadir a estas criaturitas:

 

  • Los alimentos, tanto nuestros como los de nuestras mascotas, deben estar protegidos con film transparente o albal, o estar bien guardados, y no tirados por ahí de cualquier manera.
  • Los cubos de basura que estén fuera de casa, tienen que estar bien tapados, evitando así que merodeen.
  • Hay que cuidar nuestras casas, como arreglar posibles grietas para evitar que generen un nido si es que es de madera; y si es posible, colocar mosquiteras para que no entren en nuestros hogares.
  • En caso de tener árboles de fruta, no dejar que esta caiga al suelo ni que se descomponga, ya que el olor dulzón las atraerá.
  • Poner insecticidas en los rincones y esquinas de casa.
  • Si tienes jardín, puedes cultivar alguna planta como la albahaca, el laurel, el jazmín y la lavanda, que desprenden aromas que nos les gusta nada a las avispas.
  • Rociar mediante un spray una mezcla de agua y cebolla cocida, no las elimina pero las ahuyenta eficazmente.
  • Si las cebollas no te convencen, corta un limón y ponle un par de clavos.

 

¿Qué medidas hay que tomar para controlar una plaga de avispas?

 

Para evitar que nos entren en casa, basta con colocar unas rejillas con unos agujeros de unos 3 milímetros, o también hacer uso de las conocidas mosquiteras cuya rejilla se compone de una maya de tela.

 

Hay que evitar las trampas con cebos ya que en caso de plaga no son tan eficaces como cuando la presencia de este insecto es a pequeña escala.

 

Si sois de los que pensáis que los aerosoles son el mejor remedio para acabar con las avispas dentro de casa, debéis saber que es un muy buena opción.

 

Hay que asegurarnos de que la avispa está bien muerta ya que incluso intoxicada con el insecticida utilizado, podría picarnos.

 

¿Y si usamos otro tipo de insecticidas contra las avispas?

 

También podéis utilizar insecticidas de descarga superficial, es decir, una película residual para controlar la plaga de avispas.

 

Lo que primero que debemos tener en cuenta es el tiempo, tiene que ser un día despejado y soleado.

 

Para ello, no hay que olvidar vestirse adecuadamente con ropa que nos proteja (principalmente los especialistas en este tipo de plagas), como guantes, un velo para proteger la cara, mangas largas y ceñidas y pantalones largos con los bajos cerrados.

 

Hay que evitar estar cerca cuando se aplique este tratamiento para evitar cualquier riesgo.

 

¿Cómo eliminar nidos de avispas?, ¿es aconsejable?

 

Siempre que se haga con todas las medidas de protección, no hay ningún problema por acabar con la plaga desde la raíz como son las colmenas o nidos de avispas.

 

Se puede intervenir de las siguientes formas posibles:

 

Humos:

 

Se trata de llenar de humo el nido, colmena o mejor dicho, avispero. Debes tener en cuenta que la salida de las avispas de su hogar, si, ese que estás atacando, va a ser muy violenta y se enfrentarán a quien este dañando su casa (protégete bien o una horda de avispas te picarán sin dudarlo).

 

Tratamiento en polvo:

 

Mediante un sistema de pulverizado, se rocía todo el avispero con el insecticida. Las avispas obreras que no paran quietas, se contaminan con este polvo y al entrar de nuevo en el nido, infestan todo a su paso.

 

Rociado superficial:

 

Es un método prácticamente igual que el anterior, pero en este caso con un compuesto líquido. Lo que se hace es inundar el interior del avispero inyectando el insecticida por los agujeros de la misma.

 

Quemar el nido:

 

Mediante un soplete o con una antorcha, casera (con algodón o un trapo viejo, y alcohol) o prefabricada. Ojo que hay que tener muchísimo cuidado, y solo se puede hacer en caso de no poner en peligro a nadie ni a nada. Es óptimo hacerlo a primera hora de la mañana que es cuando menos activas están.